En los relatos de William Joyce, los personajes que los niños aman, desde Santa Claus al Hada de los Dientes (la versión estadounidense del ibérico Ratoncito Pérez), pasando por el Conejo de Pascua, tienen relación y su función, más allá de bajar por chimeneas o de dejar unos dólares bajo la almohada, es proteger a la infancia del ser que quiere robarla. De una criatura, en este caso llamada Sombra, con las mismas intenciones que el Cuco o el Hombre de la bolsa de siempre: atemorizar a los más pequeños y, de paso, provocar que éstos dejen de creer. Que sean pequeños adultos con la fantasía bien olvidada. Una serie de libros 'Los Guardianes de la Infancia" que no podes dejar de compartir con tus nietos, sobrinos e hijos.

Filtros
Filtrar por atributos